Samantha

5 de noviembre de 2022

Samantha nació el 24 de noviembre de 2015. Era una niña muy sana. Y cuando tenía 1 año comenzó a presentar fiebre y sú abdomen a inflamarse... Tras comenzar con las analíticas el médico me dice que puede ser que mi hija tenga Leucemia. Una noticia que nunca imaginé escuchar en mi vida. El tiempo se paralizó y no lo podía creer, por mi mente solo pasaba que mi hija que apenas comenzaba a caminar iba a morir. Fueron días muy fuertes y en plena crisis económica en Venezuela, nuestro país. No había ni medicamentos. Tras 3 días hospitalizada le hacen el aspirado de médula ósea y los resultados eran positivo para leucemia con un 80% Ahí comenzó la verdadera pesadilla. Ver a mi hija en una cama de hospital no era fácil.

Quimioterapias que no había en el hospital, así que nos tocaba comprarlo a nosotros. Pero qué sorpresa cuando nos dicen que no le van a poder colocar las quimios todavía porque Samantha se había contagiado con una bacteria hospitalaria muy fuerte (serratia marcescens).

Esa bacteria fue destruyendo la piel de la mano derecha y pie izquierdo. Tuvo que tomar muchos antibióticos por 3 meses y aún así la bacteria seguía invadiendo el cuerpo de Samantha hasta que los médicos nos dicen que para salvarle la vida y comenzar a tratarle la leucemia tocaba amputarle su mano derecha y su pie izquierdo. Unas palabras que por más que las analizará no las aceptaba. Así que les dije a los médicos que no estaba de acuerdo con eso. Y su respuesta fue que entonces ya no se hacían responsables de mi hija y que ya no la atenderían más y que me la llevara a mi casa y la disfrutara los últimos días porque mi hija iba a morir.

Me negué a sacarla del hospital y los médicos sólo entraban a la habitación para decirme (que estás esperando para llevarte a tu hija que se va a morir). Mientras a mí me tocaba escuchar esas duras palabras, a mi esposo le tocaba rogarle al director de otro hospital para que aceptaran trasladar a nuestra hija... Ningún hospital quería permitir que un paciente le llevara (Serratia Marcescens) a sus instalaciones.

Tras rogar largos días la aceptaron. La trasladaron y la aislaron. Desde el primer día en ese nuevo hospital vimos el cambio y la atención hacia nosotros era muy respetuosa y trataban a Samantha con mucho amor. En un mes Samantha le había ganado a la bacteria sin necesidad de amputar nada. Y podía comenzar con sus quimioterapias... Fueron unos meses muy duros. Samantha se descompensó mucho y ya solo pensábamos lo peor. Pero Samantha es tan fuerte que logró salir bien del primer ciclo de quimioterapia. Tras 6 meses hospitalizada se fue casa a descansar unos días y a recibir amor de toda la familia porque le tocaba el segundo ciclo de quimioterapia. Volvimos al hospital y después de unos meses Sami logró salir bien y así pasaron 3 años. Esos 3 años fueron como una montaña rusa de subidas y bajadas inesperadas pero así logro Sami terminar su protocolo de quimioterapia.

En enero del 2020 Samantha estaba libre de leucemia, ya no más pinchazos ni hospitalizaciones. Samantha iba a comenzar a disfrutar su niñez. Así pasó un año de consultas médicas y analíticas.

Todo iba muy bien hasta que en marzo de 2021 nos llegó el resultado del estudio que le hicimos por control médico. (Volvió la leucemia con un 90%). No me lo podía creer. Yo con 3 meses de embarazo. Y lo único que pensaba era que volvería el sufrimiento a la vida de mi hija. Los médicos nos dijeron que había que hospitalizarla con urgencia y comenzar un ciclo de quimio pero que Samantha necesitaba un trasplante de médula ósea .

En Venezuela es imposible, así que no dudamos ni en segundo en irnos a otro país... Investigamos y miramos que en España hay un buen sistema sanitario y decidimos que el país donde nuestra hija se sanaría sería España... Así que cuando llegó el momento de hospitalizar a Samantha y estabilizarla lo único que nos decía era que no quería más pinchazos que quería estar en casa y jugar con sus amigas. Así que le dijimos que justo esos días en el hospital estaban haciendo un concurso y que la niña que fuera muy valiente se ganaría un viaje a conocer la nieve.

Eso la lleno de ilusión y estaba muy alegre. Siempre preguntaba: ¿mamá será que voy ganando el concurso? Comenzamos a vender todo lo que teníamos pero aun así no nos alcanzaba para costear el viaje porque con Samantha hospitalizada gastábamos mucho dinero en medicinas. Así que con la ayuda de una amiga logramos crear una campaña para recaudar fondos para viajar. Pasamos largos meses de hospital y escuchando que Samantha no podía esperar más...

Había mucha desesperación en nuestras vidas de sólo pensar que Samantha iba a morir por no tener para comprar unos billetes de avión. Hacíamos de todo. Vendíamos lo que podíamos y aun así no nos alcanzaba... Hasta que en junio de 2021 llegó un ángel a nuestras vidas. Me escribió por Instagram y me dijo: ”te voy ayudar junto con mis seguidores de redes sociales para que saques a tu hija de Venezuela, Dios me habló y me dijo que tu hija se va a sanar”. Y así fue como en 3 días ya teníamos el dinero para los billetes de avión. Luego de estabilizar a Samantha pudimos viajar y llegamos a España el 11 de julio de 2021.

El tratamiento se iba a realizar en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Todos los médicos y enfermeras nos ayudaron mucho emocionalmente y nos trataron muy bien. Nosotros que llegamos a un país donde no teníamos ningún familiar y ningún amigo no sabíamos qué hacer, pero lo importante es que a Samantha ya le estaban atendiendo en el hospital... Desde ese primer día comenzaron los estudios, luego las quimioterapias y mientras eso pasaba nos hacían las pruebas de compatibilidad y esperábamos que naciera el hermanito de Samantha... fueron meses muy duros. En noviembre de 2021 nos dicen que ya Samantha está lista para el trasplante de médula ósea. Que al final el donante será su padre. Todos estábamos felices pues ya se acercaba el momento por el que tanto luchamos. El 18 de noviembre su padre entró a quirófano para la extracción de médula y el 19 de noviembre le hacen el trasplante de médula a Samantha. Sentí mucho miedo pero al ver a los médicos y enfermeras muy atentos a todo me llenaron de paz.

La intervención salió muy bien. Venían días duros pues había que esperar que no hubiera rechazo, pero Samantha como siempre y haciendo los días más llevaderos, nunca dejó de cantar y bailar. Con su hermanito acompañándola en todo momento nunca dejó de sonreír y sólo quería estar bien para cuidarlo. Sami disfruto de su cumpleaños #6 y también llegó año nuevo 2022. Seguíamos en el hospital pero con la fe de que ya Samantha estaba sana. El 20 de enero de 2022 nos dijo el médico que todo iba muy bien y que Sami podía ir a casa. Lloramos de la felicidad y Sami ya sólo quería salir para conocer la nieve y las calles de Madrid... Desde ese día solo hemos vuelto al hospital para analíticas y consultas...

Sin duda alguna hemos escogido el mejor país y el mejor hospital para la sanación de Samantha...

Fueron 5 años de lucha contra la leucemia y en ningún momento pensamos en rendirnos. Gracias a todos los que lucharon con nosotros, nos enseñaron que si nos unimos nos hacemos más fuertes y que podemos ganarle al monstruo llamado "cáncer"

ESCRITO POR ARMARIS – MAMÁ DE SAMANTHA

Dejar un comentario

Entradas relacionadas

Alma
Hola me llamo Alma tengo 12 años y llevo más de 5 conviviendo con la Leucemia. Todo comenzó con 7 años recién cumplidos. Empecé a…
Leer más
Marta Hervas
Todo empezó el verano de 2017, Marta tenía 18 meses. Siempre ha sido una niña especial; risueña, cariñosa, bonita. Q voy a decir yo, su…
Leer más
Paula de la Cruz
Muy Buenas amig@s!! Me llamo Paula de la Cruz y tengo 13 años. Aunque nací en Madrid, vivo en Cabanilllas del Campo (un pueblo de…
Leer más
Aaron
Aarón era un bebé normal de casi 12 meses, pero llegó un día en el que empezó a no comer bien y no dormía apenas.…
Leer más
Paula
Me llamo Paula y en junio de 2021 me dieron la respuesta a lo que me pasaba. Después de un tiempo con mareos, cansancio y…
Leer más
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner